TZE

OME

YEI

NAWI

Como sujetos de nuestra propia creación, nos inventamos cada día, somos movimiento y transformación constante. No olvidamos que la construcción de nuestra propia realidad se organiza desde cada persona y se vincula de manera colectiva, y se traduce a través de acción que vincula diferentes esferas de la vida misma  como de la creación artistica, pues conforman nuestra existencia. Y las consideramos privilegiadamente artísticas, por el hecho de ser parte de una creación universal, cósmica, natural y  humana, pero con una mirada extra-ordinaria y profunda porque nos mueve y conmueve. Desde ahí sublimamos y significamos en un lenguaje creativo nuestro hacer, dicho lenguaje va desde la danza con  el tema del cuerpo, del ser humano y su condición. Desde la pintura en forma y color que expresa, de la escultura la forma y su presencia en espacios diversos. En la construcción de instrumentos musicales como herramientas vivas de madera que producen  sonido y música. Vamos transitando por la gastronomía como elemento de la cultura y como creación humana que va de la mano con la manifestación cultural, artistica y con el aspecto de la salud y equilibrio del ser humano y su entorno.
Consideramos que el proceso creativo es un proceso plenamente lúdico y lleno de sentido y significado, es cultura. A través de nuestros haberes es que nos vinculamos comunitariamente  en esta ciudad y en otras partes del mundo donde vamos realizando actividades, sabemos que vivir es conectar de múltiples maneras con personas, colectivos, comunidades…